sábado, mayo 13, 2017

After Shaving Poem



No solo viajar:
también afeitarse
es morir un poco,
deforestar la cara
para sembrar la aridez
en la piel,
blando hueso de la barba,

Erosionar la risa,
secar el llanto, 

Morir,
como los abrigos viejos,
de intemperie.

Afeitarse,
sin embargo,
también es renacer,
empezar de nuevo
la cuenta del tiempo
en la sombra creciente
de la cara.

Afeitarse es
vender un secreto,

Confesar una siembra
clandestina de besos

Gustavo Wilches-Chaux
Popayán, febrero 1976

viernes, febrero 17, 2017

domingo, enero 08, 2017

EVOCACIÓN A MANDELBROT


Tomé las imágenes que se muestran abajo durante el almuerzo de hoy. Aparecieron en un plato con una emulsión de Aceite de Oliva con gotas de Vinagre Balsámico. Cuando fotografié el plato (y aunque no son exactamente eso), me transporté de manera inmediata al Conjunto de Mandelbrot


El llamado conjunto de Mandelbrot es posiblemente el ejemplo más perfecto de fractalidad. La fractalidad es esa propiedad en virtud de la cual un objeto se repite a sí mismo a medida que cambia de escala. En alguna medida es una propiedad presente en muchas estructuras de la Naturaleza, tales como los helechos y las estructuras ramificadas, incluidas las cuencas hidrográficas, nuestro sistema circulatorio formado por venas, arterias y vasos, y los rayos. 

Otra foto de hoy. Si uno enciende la antena se da cuenta de que vive en medio de fractales y de que uno también es un fractal

La fractalidad puede llegar hasta el infinito en figuras elaboradas a partir de la iteración de una ecuación matemática. O sea, ocurre cuando el resultado de la ecuación realimenta la ecuación misma, como un dragón que se muerde la cola, generando un loop o  bucle infinito, el equivalente matemático y visual a un túnel de espejos.






Importante ser un poco negativos a la hora de mirar la realidad

IRIDIOLOGÍA

miércoles, julio 13, 2016

EL LABERINTO


Una exploración sobre el poder transformador de la metáfora


“La vuelta al comienzo no es un círculo vicioso si el viaje, como indica hoy la palabra trip, significa experiencia de donde se vuelve cambiado. Entonces, quizá, habremos podido aprender a aprender a aprender aprendiendo. Entonces, el círculo habrá podido transformarse en una espiral donde el regreso al comienzo es precisamente lo que aleja del comienzo”
Edgar Morin



El laberinto desplegado en el Parque de la Independencia (Bogotá), para un taller que realizamos en 2009 con el Programa Presidencial para la Acción Contra Minas Antipersonal y la Fundación Restrepo Barco 

Mañana jueves 14 de Julio comenzamos en la Universidad Externado de Colombia, con el apoyo de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, una propuesta con la cual pretendemos explorar, de manera sistemática y a partir de las vivencias y experiencias de quienes participen en ella, la capacidad real que pueda tener una metáfora -o un conjunto de metáforas- para provocar saltos cualitativos en la manera de pensar y, en consecuencia, de abordar determinados desafíos, decisiones y acciones frente a la realidad.

Nuestra apuesta es promover formas de conocimiento que a lo largo de los siglos han venido siendo relegadas por la razón occidental, no para negar esta última sino para establecer entre unas y otras, verdaderos diálogos de saberes (con su pre-requisito: los diálogos de ignorancias), a partir de los cuales se pueda abordar la creciente complejidad del mundo actual. 

                               El laberinto de Chartres                                

"Nuestro" laberinto es una copia en tamaño real del que existe en la Catedral de Chartres, el cual fue diseñado por peregrinos cristianos en 1235 como una experiencia de meditación. Forma parte de las tradiciones místicas del cristianismo medieval y lo llamaron "El camino de Jerusalén".                                                                         


El de Chartres continúa la saga de múltiples laberintos, varios de ellos prehistóricos, de los cuales quedan todavía vestigios en distintos lugares del mundo. Por supuesto en el diseño del laberinto subyace la espiral.

  Espirales mágicos, recintos sagrados                                       

Este laberinto en particular es de los llamados “de un solo curso”, es decir, que no es el laberinto clásico en el cual quien lo recorre encuentra una serie de disyuntivas que debe resolver para llegar a un punto determinado, sino que consiste en caminar sobre un diseño geométrico meándrico aparentemente “fijo”, para llegar hasta el centro del mismo.






Sin embargo, desde que los cristianos lo "dibujaron" en mármol azul y blanco en el suelo de la catedral de Chartres en 1235, no ha habido dos personas que recorran el mismo laberinto, ni persona alguna que lo haya recorrido más de una vez. 

No porque "El Camino de Jerusalén" sea como esos laberintos de alta tecnología que se reorganizan automática y burlonamente cuando uno ya está convencido de que ha logrado descifrarlos (por el contrario, el diseño de éste aparentemente permanece intacto desde el Siglo XIII) sino porque el laberinto es el caminante, está dentro del caminante, y no en ese curso plegado y replegado sobre sí mismo a la manera de las circunvoluciones cerebrales o del tracto intestinal.

Caminando El Laberinto en el Jardín Botánico de Bogotá

Y entre el momento en que uno entra al laberinto y el momento en que llega al centro, y entre éste y el momento en que vuelve a salir, uno se transforma muchas veces: en cada paso, en cada giro, en cada encuentro en dirección contraria con el que avanza con uno en la misma dirección, o en cada trayecto en la misma dirección con el que avanza frente a uno en dirección contraria.

Para los efectos que nos interesan, y en muchas experiencias que he tenido con el laberinto desde que comencé a apoyarme en él para distintos procesos, se puede considerar como una herramienta para entretejer metáforas colectivas y personales a través de las cuales, entre otras cosas, se racionaliza y al mismo tiempo se vivencia el carácter meándrico de los procesos de la vida real.

Al laberinto no hay que aproximarse necesariamente con una intención mística: basta hacerlo, si así se quiere, desde la mera apreciación de su diseño: así por ejemplo, si dividimos el dibujo en cuatro cuadrantes y a cada uno le asignamos un "título", nos damos cuenta de cómo para poder recorrer totalmente cualquiera de ellos, es necesario recorrer los otros tres.


En el ejemplo de arriba les hemos asignado a los cuadrantes etiquetas de campos del ser, del saber y el aprender, y del hacer: si yo quiero agotar el de la ciencia, debo haber recorrido el de la tecnología, el del arte y el de la mitología... y así con cada uno de ellos.

O si, como en la Chakana (ver abajo), les asignamos los cuatro puntos cardinales, el laberinto me ayuda a ser consciente de que en cualquier dirección que camine llevo los otros tres puntos cardinales en mí.

Personalmente la imagen del laberinto, y otras como la de abajo, de un río amazónico, me han sido de enorme utilidad cuando he tenido en mis manos complejos procesos como los que se derivaron tras el terremoto del Páez en 1994.


 Caminar el laberinto permite, entre otras muchas cosas, entender y vivenciar el carácter no lineal -el carácter meándrico- de la realidad.


Esas imágenes también me han resultado muy útiles para mantener viva la esperanza en el proceso de paz, aun en los momentos cuando parece retroceder.

He tenido oportunidad de invitar a distintos grupos a caminar el laberinto, en situaciones muy complejas o en momentos muy significativos, como por ejemplo, ya lo dije, con comunidades afectadas por el terremoto del Páez, cuando una prioridad era construir confianza entre ellas y el Estado; o en un encuentro en el que, tras la reinserción del Quintín Lame, participaron un excomandante de ese grupo guerrillero, un dirigente de comunidades negras del norte del Cauca, miembros de la Sociedad de Agricultores y Ganaderos del Cauca, autoridades departamentales y otros actores institucionales y de la sociedad civil.



También lo hemos utilizado como apoyo en procesos y eventos a los cuales he sido invitado, como un Seminario Internacional sobre Erradicación del Riesgo de Minas ERM (2009), al cual me llamaron, entre otras cosas, a compartir conceptos y experiencias de la Gestión del Riesgo de Desastres aplicables al campo de las minas antipersonal; en el proceso de la Mesa de Planificación Regional Bogotá-Cundinamarca (2003), y en otros.

Sin embargo nunca ha habido una sistematización de lo que la experiencia puede haber significado para quienes participaron en ella.

Eso es lo que pretendemos construir ahora en el Externado con quienes acepten la invitación a vincularse al proceso.

Se avizora desde ahora que surgirán preguntas en la línea de:

-       ¿Cuál puede ser el aporte de la experiencia del laberinto para el abordaje en un problema de investigación desde enfoques no explorados?

-    ¿Cómo se conecta y resuena (o no) el laberinto con las cosmovisiones de culturas de comunidades étnicas a las cuales pertenecen estudiantes de esas comunidades que quieran participar?


La Cruz Andina o Chakana, puede ser entendida y vivenciada como un laberinto... o el laberinto puede ser entendido y vivenciado com una Chakana

¿  ¿Qué aporta este ejercicio para identificar enfoques comunes y conectores entre distintas culturas? 

-       ¿Qué herramientas me aportó el laberinto para los diálogos de saberes y el trabajo de campo?
  
Engalanando el laberinto para la experiencia de mañana

Físicamente este laberinto se encuentra sobre una lona gruesa plegable, que se puede extender en el lugar en donde la experiencia se vaya a realizar. La elaboró el Maestro Victor Illera, Instructor de Diseño del SENA, Regional Cauca en 1991. Yo era entonces Director de FUNCOP CAUCA. 


Con el equipo de Funcop Cauca en el claustro donde entonces funcionaba el Colegio Mayor

Recorrí por primera vez el laberinto en California, en una conferencia de la Asociación de Sicología Transpersonal. Lo había llevado Lauren Artress, una sacerdotisa (en el sentido formal del término dentro de la iglesia Episcopal) de la Catedral de Grace, en San Francisco. Pero también una sacerdotisa en el sentido más mágico de la palabra.


En Amaltea

Julio 14, 2016
En El Externado







Me encantó el diálogo entre el laberinto y el cielo